¿Y si tuviéramos que hacer un catering en Francia?

En nuestro blog vamos a hacer un recorrido por curiosidades en las celebraciones de bodas en otros países, hoy se nos presenta el caso de tener que celebrar en Francia un evento de esta magnitud, así que prepara las maletas…

Partiendo del supuesto de que Arcos III Catering tuviera que realizar un catering internacional de una boda en Francia, -¡qué!- …recurrimos a buscar inmediatamente “Celebración de Boda en Francia” a nuestro querido Google y ‘voilá’ (bualá) … las celebraciones en nuestro país vecino duran 2 días, si dos.

Y que tenemos que preparar para dos días, si aquí en España no conseguimos conquistar los estómagos con el segundo plato porque no pueden más… (dicen)

Pues sigamos imaginando y apuntamos en una lista nuestro orden de prioridades.

Primero equipo de camareros, un intensivo de Marsellesa y ‘llons enfants de la Patrie’ (Al son de la patricie), una degustación de quesos, roquefort, gruyere y una cata de vinos de Avignon. Porque un plato con queso y un buen vino francés nos han obligado a meter en nuestro menú.

¿Pero porqué están 2 días de celebración en Francia?

Pues la tradición es la que manda y el día anterior a la Boda, los novios o la pareja de contrayentes reúne a los más íntimos, lo que aquí llamamos amigos y familia vamos los del día a día, y se encuentran en el denominado “Vino de Honor”.

Para esta primera celebración nuestro equipo de camareros irá de riguroso negro, guantes blancos y pajarita roja. Prepararemos un ágape ligero que estará compuesto por unos entrantes fríos elaborados por nuestro chef Pablo Cáceres, que en su lista de la compra ha solicitado jamón de Huelva, gambas frescas, mojama de Isla Cristina y allí en Francia compraremos algunos quesos franceses y españoles para montar una mesa de quesos. A continuación serviremos unos entrantes calientes donde combinaremos nuestro choquito frito, una presa ibérica a la brasa, carrilleras al Pedro Ximénez, lomo de bacalao a la onubense y nuestra milhoja de frutas de temporada.

…Y es que hay que demostrar en Francia que no sólo ganan Nadal, la selección española, la ÑBA o Carolina Marín,… si no que nuestro nivel culinario está a su altura o quizá más.

Bueno con estos interesantes entrantes marinados con caldo de uva francés y algún que otro botellín glacial de la tierra, nuestro ratatoille Pablo se meterá en el bolsillo a la familia del novio y de la novia, asegurado.

Tras el catering asistiremos al “l’enterrement de vie de jeune fille/garçon” (entierro de la vida de soltero), acto que consiste en guardar en un baúl botellas de vino y recuerdos personales para posteriormente ponerlos bajo tierra. En nuestro caso creo que lo enterrarán en un pequeño ataúd, si es que nuestros clientes son muy tradicionales. Pues este acto del Vino de Honor simboliza el entierro de todos estos recuerdos que serán desenterrados un año después del enlace o en una fecha especial.

Y no acaba aquí, ya que falta la Recepción, vaya si parece que estos de Francia lo hacen al revés, pues sí, después del Vino de Honor al día siguiente nos tacará celebrar la Recepción, donde el número de invitados se multiplicará por vecinos, amigos de los padres y primos segundos con los compañeros de trabajo y el jefe incluidos.

Para la Recepción a la francesa no puede faltar un buen champagne (champán) para eso ellos son muy especiales, y el menú combinará un primer plato español y un segundo francés (que será el que dejen). Nuestro equipo de cocina y camareros llevará la segunda equipación ya que jugamos fuera de casa, iremos de blanco y rojo burdeos. Esperemos estar a la altura, dar la talla o alcanzar el nivel, ya que siempre los españoles hemos tenido fama de bajitos.

Destacar de esta Celebración el momento en el que los novios juegan al “él y ella” sentados en una silla cada uno y de espaldas cogen él un zapato de ella y ella uno de él. Ambos con zapatos en sus manos de distinto color (blanco y negro) deben de responder con zapato en alto a preguntas relacionadas con su vida, por parte de invitados o del maestro de ceremonias con micrófono en mano,… -cómo-… ¿quién es más romántico en la cama?, ¿quién duerme con calcetines?, ¿quién dio el primer paso?, el objetivo es saber si los novios se conocen bien…

El momento del baile lo abrió la pareja con ‘la danse du parapluie ou parapluie du bonheur’ (danza del paraguas). El novio sujeta un paraguas mientras baila con la novia y el resto de invitados les tira serpentinas y flores.

En las mesas no faltaron los dados de azucarillos para que cada invitado escribiera en un papel una frase que luego los envolvería y ataría con una cuerda. Así los novios cada mañana al tomar su café los abrirían y leerían los mensajes que les habían escrito.

Bueno en definitiva hemos descubierto que a los franceses aparte del protocolo en sus bodas les gusta tomárselo con buen humor, la animación y las sorpresas no falta nunca a sus cerem (danza del paraguas). El novio sujeta un paraguas mientras baila con la novia, mientras el resto de invitados lesfama de bajitoonias.

 

Un saludo y ‘au revoir’ (orwá)

Leave A Comment