Con Arcos III Catering la decoración no puede dejarse de lado

Marcar la diferencia con el diseño y la decoración de una boda, representar la personalidad de los novios, palpar la naturaleza del entorno donde se celebra y respirar ese ambiente tan especial; saber combinar todos estos motivos son tarea de nuestro catering y en Arcos III Catering nunca lo vamos a dejar de lado.

Sí claro, nuestro trabajo personalizado de wedding planner en diseño y decoración para una boda no puede dejarse de lado, y prueba de ello fue la celebración que tuvimos la semana pasada. El enlace de nuestros queridísimos Carlos y Gema, en la Finca La Reunida fue resaltado y destacado por una especialista y profesional en el campo de la Decoración de Bodas, Martina Se Casa, que en su página de Facebook nos mencionó en una de sus entradas.

 

¿Pero cuál es el método del equipo de decoración de Arcos III Catering?

En primer lugar está la entrevista con los novios, la primera toma de contacto, el cambio de impresiones. Qué espacio vamos a tener para el Día de la Boda, el tipo de Menú o servicio que más les convenga y por último el guión de la película, el hilo conductor de la boda o la temática, aspecto muy importante que lo tendremos muy en cuenta y que será la base de un buen ambiente y de que la boda sea todo un éxito.

En el caso de nuestra pareja, tomamos como referencia para nuestro guión sus lugares de procedencia, ella oriunda del cacereño Valle del Jerte y él de familia relacionada con el mundo del olivar. Por lo que decidimos hacerle un guiño y mantener como protagonistas y ejes centrales de la ambientación a la cereza y el olivo.

 

Lo tenemos claro, una boda que respire la personalidad de los novios.

Con todas estas ideas en Arcos III lo tuvimos claro y tras mostrarles a los novios nuestras propuestas, las plasmamos de la siguiente manera: Para la entrada creamos un ambiente de bienvenida donde un lienzo con un caballete de pintor contendría una frase elegida por los novios y que les caracterizaba. Dicen que el amor es infinito… El nuestro es como el número π. Las cestas de esparto llenas de ramas de olivos, de flores de lavanda y florecillas blancas arropaban y anunciaban el aire campestre y bucólico que dirigía nuestra decoración.

Teníamos previsto llenar de cerezas (además de ramas de olivos) gran parte de la decoración, pero debido a la tardanza en su recolección (primavera rara y un mes de Mayo tan lluvioso) no pudimos tenerlas en vivo. Pero ante un imprevisto, buscamos una solución, y así fue, decidimos plasmar en papel impreso motivos con cerezas, además de olivos, que estarían en el lienzo de bienvenida, en las minutas, en los números meseros, en las listas de protocolo, el seating, como imagen de fondo…

La importancia de los colores; en este caso utilizamos el blanco, el kraft y el verde que con los toques de la cereza marcaron el estilo del evento.

El empleo de Liliums blancos naturales metidos en cestas de esparto y sueltos sobre tela de alpillera, acompañados por cojines con forma de corazón, que colocamos en el seating, le dieron aún más sentido y sutileza a la boda.

En las mesas del salón aparecía nuevamente el hilo conductor de la decoración nuestra boda. En el diseño de la minuta aparecía la rama de olivo y la de la cereza; y en el número mesero iba, como no, la cereza nuevamente. El centro de mesa lo dominaba la frescura y elegancia de la hortensia que sobre una base de espejo redonda se integraba con cálidas velas y pequeñas perlas de gel transparentes. La blancura y elegancia de la mantelería y vajilla acompañada de la transparencia de la cristalería y bajoplato hizo el resto.

 

Una boda romántica, bucólica con toques campestres.

La llegada de los novios en un grandioso coche de época y la ambientación musical del cóctel de bienvenida amenizada por un grupo de Jazz marcaron ese toque bucólico y romántico que se fusionó con las pinceladas campestres que ya nos ofrecía el espacio de la Finca La Reunida.

Para Arcos III Catering la finalidad en nuestro trabajo fue que se consiguiera, superar las expectativas de los novios y, sobre todo, que los invitados respiraran el estilo de Carlos y Gema, embriagándose de su personalidad. Y, según Martina Se Casa, lo conseguimos.

Gracias Carlos y Gema por dejarnos ser parte de vuestro proyecto de pareja.

 

 

 

Leave A Comment